Logo Salud Sexual Masculina
  • Curriculum Doctor
  • Reserva Hora Médica
  • Contactos - Preguntas

Disfunción Eréctil

La disfunción eréctil o impotencia se refiere a la incapacidad para alcanzar y mantener una erección suficiente para tener una relación sexual. Esta patología puede desencadenar importante estrés, problemas de pareja y alteración de la autoestima. La disfunción eréctil es muy frecuente, afectando en grado variable a casi la mitad de los hombres entre los 40 y 70 años de edad.

Causas

La erección del pene es un fenómeno complejo, donde participan el cerebro, nervios, venas, arterias, músculos y algunas hormonas. Cualquiera falla en algunas de estas estructuras puede generar un problema en la erección. Las causas se pueden clasificar como:



Físicas

Psicológicas

  • Enfermedades orgánicas: Diabetes, hipertensión arterial, falla cardiaca, ateroesclerosis, hipogonadismo, obesidad, tabaquismo, alcoholismo, enfermedades neurológicas, etc.
  • Secundaria a medicamentos
  • Consecuencia de cirugías de la región pélvica
  • Estrés
  • Depresión
  • Ansiedad


Tratamiento

Hoy en día existe una amplia variedad de opciones para enfrentar la disfunción eréctil. El manejo se debe ajustar estrictamente a las necesidades de cada paciente y habitualmente debe ser escalonado, es decir, partiendo de las alternativas más sencillas hasta llegar a las de mayor complejidad.

Los tratamientos se pueden clasificar en los de primera, segunda y tercera línea.



Primera Línea

  • Cambio de hábitos: dejar de fumar, moderar el consumo de alcohol, realizar ejercicio periódicamente, mantener una dieta sana.
  • Terapia sexual: en caso de haber un componente psicológico importante, es beneficioso consultar con un equipo de Psicólogos y Psiquiatras expertos en esta materia.
  • Medicamentos orales: presentan muy buena respuesta. A pesar de ser seguros, siempre es importante consultar con un especialista antes de usarlos, debido a que tienen algunas contraindicaciones muy precisas para su uso.

Segunda Línea

  • Dispositivo de vacío (Vacuum): son aparatos que generan una erección aplicando vacío al pene.
  • Inyecciones peneanas: son inyecciones de drogas vasoactivas que generan erección y se aplican directamente en el pene. Las primeras veces debe ser supervisada por un médico y luego pueden ser autoadministradas en la casa por los mismos pacientes o sus parejas. A pesar de que este tipo de tratamiento puede parecer “muy invasivo”, es en general muy bien tolerado.

Tercera línea (cirugías)

  • Prótesis de pene: en caso de que los tratamientos anteriores no resulten, se puede utilizar la inserción de una prótesis en el pene. Se trata de dispositivos de silicona o poliuretano muy sofisticados, de demostrada seguridad y éxito, que ayudan al paciente a obtener erecciones de la duración deseada.
  • Cirugía vascular: en casos muy seleccionados puede ser beneficioso la realización de cirugías donde se intenta devolver la circulación de sangre al pene cuando ésta ha sido dañada.